Clases Colectivas

En esta modalidad son varios los perros y propietarios los que comparten pista, por tanto el nivel de dificultad es mayor, la situaciones son más reales y sobre todo lo que buscamos es provocar las circunstancias que se pueden dar en la calle (perros jugando sueltos alrededor, balones y pelotas cruzando por delante del perro...) y que pueden afectar en nuestro control del perro, de forma que, el propietario aprenda que es lo que tiene que hacer en esa circunstancia y el perro sepa que es lo que se espera de el en ese momento, de ese modo cuando se repita esa situación no será novedosa para ambos y sabrán cada uno lo que tienen que hacer.

Buscamos así también enseñar ejercicios prácticos que en la medida de lo posible hagan que nuestro perro se involucre cada vez más en nuestra vida, en verano por ejemplo, hacemos un corro con sillas y jugamos a intentar tirar al resto de los sentados provocado a sus perros con pelotas, los gatos, otros perros, comida... finalmente conseguiremos ir a una terraza de verano a tomar un refresco sin necesidad de que el perro se quede en casa o de que no disfrutemos de ese rato por su presencia.

Por tanto la gran ventaja de esta modalidad es la de poder simular circunstancias reales controladas y conseguir un óptimo aprendizaje en el perro y el propietario y crear una cierta serie de recursos y ejercicios que faciliten el manejo y disfrute de su perro.